Sunday , September 26 2021
Home / Mises Institute /Mark Spitznagel: ¿a qué precio la seguridad?

Mark Spitznagel: ¿a qué precio la seguridad?

Summary:
By: Mark Spitznagel {Nota del editor: Mark Spitznagel es presidente y director de inversiones de Universa Investments. Ha escrito sobre la mitigación del riesgo y la «cobertura de cola» en sus libros The Dao of Capital y Safe Haven. Es un estudioso de la economía austriaca y ha aplicado las ideas de Mises y otros a su trabajo profesional. Este editorial, publicado originalmente el 20 de julio en The Financial Times aquí, ofrece una visión convincente de la «ironía de la mitigación del riesgo» del Sr. Spiztnagel: cuando los políticos y los inversores intentan mitigar el riesgo, pasan por alto lo «invisible» que Bastiat nos advirtió que debíamos considerar. Para Spitznagel, tanto los políticos como los inversores no comprenden los verdaderos costes (es decir, los totales) de sus estrategias

Topics:
Mises Institute considers the following as important:

This could be interesting, too:

Mises Institute writes Austrian Economics and Scientific Realism

Mises Institute writes Why “Natural Immunity” Is a Political Problem for the Regime

Bullion Star writes Central Bank Digital Currencies – A Future of Surveillance and Control

Mises Institute writes Too Much Inflation? Just Raise the Inflation Target!

By: Mark Spitznagel

{Nota del editor: Mark Spitznagel es presidente y director de inversiones de Universa Investments. Ha escrito sobre la mitigación del riesgo y la «cobertura de cola» en sus libros The Dao of Capital y Safe Haven. Es un estudioso de la economía austriaca y ha aplicado las ideas de Mises y otros a su trabajo profesional. Este editorial, publicado originalmente el 20 de julio en The Financial Times aquí, ofrece una visión convincente de la «ironía de la mitigación del riesgo» del Sr. Spiztnagel: cuando los políticos y los inversores intentan mitigar el riesgo, pasan por alto lo «invisible» que Bastiat nos advirtió que debíamos considerar. Para Spitznagel, tanto los políticos como los inversores no comprenden los verdaderos costes (es decir, los totales) de sus estrategias de mitigación del riesgo: los primeros corrigen en exceso los peligros de Covid, los segundos corrigen en exceso las caídas. Para los interesados en la distinción entre incertidumbre y riesgo en economía, véase Risk, Uncertainty, and Profit, de Frank Knight, y Acción humana, de Mises, capítulo VI.}

Desde la política pública hasta la inversión privada, es la cuestión central de nuestro tiempo: ¿cuál es el precio que debemos pagar para mantenernos a salvo del daño?

Y esto plantea preguntas aún más fundamentales: ¿debería la mitigación de riesgos tener un coste, o debería más bien tener recompensas? Es decir, ¿la mitigación de riesgos no debería ser «rentable»? Y si no, ¿para qué sirve?

Piensa en tu vida como un arquero que lanza una sola flecha al blanco. Naturalmente, quieres que tu único disparo en la vida sea bueno —dar en la diana— y por eso mitigas tus riesgos: para mejorar tu precisión (o la estrechez de la agrupación de tus flechas potenciales) así como tu exactitud (o la cercanía de esa agrupación potencial a tu diana). A menudo perdemos de vista esto: la seguridad se percibe como una mejora de la precisión (eliminando nuestras flechas potenciales malas) a expensas de la exactitud.

El hecho es que la seguridad frente al riesgo puede ser excesivamente costosa. Como cura, a menudo es peor que la enfermedad. Y lo que es peor, los costes suelen estar ocultos; son errores de omisión (los grandes disparos que podrían haber sido), incluso cuando mitigan los errores de comisión (los malos disparos). Estos últimos son los errores que notamos fácilmente; ignorar los primeros por los segundos es una falacia costosa.

Por supuesto, esperamos que los políticos cometan esta ironía de mitigación de riesgos. La nuestra es la gran época del intervencionismo gubernamental, desde los rescates empresariales hasta los niveles extraordinarios de gasto fiscal impulsado por la deuda y las manipulaciones de los mercados por parte de los bancos centrales. Ignorar falazmente los errores de omisión para evitar los de comisión es esencialmente el trabajo de la política, ya que todo programa gubernamental implica costes de oportunidad ocultos, con ganadores y perdedores en cada lado.

Y lo que es más sorprendente, incluso los inversores recurren a la ironía de la mitigación del riesgo. Se esfuerzan por hacer algo —cualquier cosa— para mitigar el riesgo, aunque perjudique a sus carteras y frustre el propósito. La gran mayoría de las presuntas estrategias de mitigación del riesgo dejan tras de sí errores de omisión (es decir, un rendimiento inferior), todo ello en nombre de evitar las pérdidas derivadas de la caída de los mercados.

El dogma de la diversificación en las finanzas modernas se basa en esta misma idea. Considere la posibilidad de diversificar las inversiones «refugio», como los bonos o, Dios no lo quiera, los fondos de cobertura. Con el tiempo, suponen un coste neto para la riqueza real de las carteras al reducir las tasas de crecimiento compuesto en nombre de un menor riesgo. Por lo tanto, han hecho más daño que bien.

El problema es que estos refugios simplemente no proporcionan mucha (o ninguna) protección a la cartera cuando es importante; por lo tanto, la única manera de que proporcionen una protección significativa es representando una asignación muy grande dentro de una cartera. Esta asignación muy grande creará naturalmente una carga de costes, o un lastre, cuando los tiempos sean buenos —o la mayor parte del tiempo— y, en última instancia, en la media. Con el tiempo, su patrimonio estaría más seguro sin ningún refugio.

La sobreasignación a los bonos y otras estrategias de mitigación del riesgo es la principal razón por la que las pensiones públicas siguen estando infrafinanciadas hoy en día —un ratio de financiación medio en EEUU de alrededor del 75%— a pesar de la mayor racha bursátil de la historia.

Por ejemplo, una simple cartera de acciones/bonos al 60/40 tuvo un rendimiento inferior al del S&P 500 solo en más del 250% acumulado durante los últimos 25 años. ¿Qué sentido tenían esos bonos? Típica e irónicamente, los casandras pierden más en sus intervenciones de seguridad que lo que habrían perdido en aquello de lo que buscan seguridad.

La mayor parte del intervencionismo de los inversores frente a los inminentes desplomes del mercado acaba produciendo rendimientos compuestos inferiores a los que esos desplomes les habrían costado. Los mercados nos han asustado mucho más de lo que nos han perjudicado.

Aunque los casandras pueden ser grandes políticos de carrera y comentaristas de mercado, han demostrado ser muy costosos en la política pública y en la inversión. Sabemos que los tiempos están cargados de incertidumbre, y que los mercados financieros quizá nunca hayan sido tan vulnerables a un desplome. Pero, ¿debemos buscar una seguridad tal que nos haga estar peor independientemente de lo que ocurra?

Debemos apuntar nuestras flechas de manera que mitiguemos nuestros malos tiros potenciales y, como resultado directo, aumentemos nuestra probabilidad de dar en la diana. Nuestra mitigación de riesgos debe ser rentable. Esto es mucho más fácil de decir que de hacer. Pero con el simple hecho de reconocer el problema de los costes engañosos a largo plazo de la mitigación del riesgo, podemos avanzar. Si la historia nos sirve de guía, esto podría ser lo más valioso y rentable en lo que puede centrarse cualquier inversor. 

Powered by WPeMatico

Mises Institute
The Mises Institute, founded in 1982, teaches the scholarship of Austrian economics, freedom, and peace. The liberal intellectual tradition of Ludwig von Mises (1881-1973) and Murray N. Rothbard (1926-1995) guides us. Accordingly, we seek a profound and radical shift in the intellectual climate: away from statism and toward a private property order.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *